Vol 3 Num 2




DESARROLLO SOSTENIBLE 1: ¿La utopía posible?

Aquellos a quienes les gusta romantizar a la historia del ambientalismo dicen que la formulación del concepto de desarrollo sostenido, el cual aparece por primera vez en el informe de la Comisión Brundtland en 1987 , fue basado en el dicho popular africano "Nosotros no heredamos la Tierra de nuestros padres, nosotros la pedimos prestada a nuestros hijos". Otros postulan que este concepto es producto de la evolución del término ecodesarrollo, utilizado por Maurice Strong en 1973 durante la primera reunión del Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y posteriormente definido por Ignacy Sachs en 1974 en el clásico "Environment et styles de développement" (Sachs, 1986).

De cualquier manera, es innegable que durante las últimas tres décadas centenas de especialistas se han involucrado en la discusión teórica y conceptual de este término, el cual rápidamente pasó de sostenido a sostenible, con su definición clásica dada por la Comisión para el Desarrollo Sustentable de la ONU - desarrollo sostenible es aquel que atiende a las necesidades del presente sin comprometer la posibilidad de que las generaciones del futuro puedan atender sus propias necesidades (http://www.un.org/esa/sustdev/). La expresión ganó status suficiente para adjetivar a la cumbre Rio +10 realizada en Johannesburgo en agosto de 2002 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible ) y pasó a ser uma de las frases más utilizadas de la jerga de los medios de comunicación.

Durante los últimos treinta años se ha discutido acaloradamente sobre los fundamentos teóricos del concepto de desarrollo sostenible. Haciendo un levantamiento rápido de los datos disponibles "on line", encontraremos centenas de documentos, tesis y artículos que abordan este tema. Infelizmente, la evolución conceptual y teórica no fue acompañada por la práctica. Las experiencias exitosas del uso sostenible de un recurso natural chocan invariablemente contra la cuestión de escala.

Son muy pocas las experiencias documentadas de prácticas en las cuales el uso sostenible de los recursos naturales genera o mantiene el desarrollo económico, social y/o cultural de grupos y/o comunidades mas allá del umbral de algunas decenas de familias. Ejemplos considerados paradigmáticos, como el del ecoturismo en la región de Bonito/MS, no resisten a una evaluación más rigurosa, como se muestra en el Punto de Vista de este número de BIOTA NEOTROPICA.

Contraponiéndose al inevitable pesimismo que resulta de estas constataciones, la consolidación y el éxito del programa BIOTA/FAPESP insiste tercamente en reafirmar a diario que el esfuerzo colectivo transforma la utopía en realidad. La implantación de la Red Biota de Bioprospección y Bioensayos/RedeBio es apenas una etapa más de este proceso de transformación.

La meta de la RedeBio es integrar a los grupos de investigación que actúan en las diversas etapas de la prospección de compuestos orgánicos de interés económico, teniendo como premisa que un porcentaje de los royalties obtenidos de la comercialización de productos de la investigación desarrollada en el ámbito de esta red, sea invertido de manera obligatoria en la infraestructura de conservación in situ del Estado de São Paulo. Con la creación de esta red, el Programa BIOTA/FAPESP da un paso importante, pues a través de la bioprospección el Programa podrá generar los recursos y contribuir para la creación de los mecanismos económicos necesarios para viabilizar la conservación de la biodiversidad. Ésta es una manera indirecta de asegurar el uso sostenible de este patrimonio inestimable, pero quizá sea a través de formatos innovadores de este tipo que encontraremos los mecanismos para transformar la conservación en el sustentáculo de un nuevo modelo económico. Y, nuevamente, ¡la utopía se transformaría en realidad!

Carlos Alfredo Joly
Coordenador del Programa Biota/Fapesp

1- Muchos países de lenqua española utilizam la expresión desarrolo SUSTENTABLE, aquí se opto por el término SOSTENIBLE toda vez que este es el utilizado por la ONU.

  • COMISSÃO MUNDIAL SOBRE MEIO AMBIENTE E DESENVOLVIMENTO (CMMAD) 1988. Nosso futuro comum. Rio de Janeiro, Fundação Getulio Vargas, 430 p.
  • SACHS, I. 1974. Environnement et styles de développement. Annales 3: 533-570.
  • SACHS, I. 1986. Ecodesenvolvimento: crescer sem destruir. São Paulo, Vértice, 280 p



  • Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo, Fapesp
    Centro de Referência em Informação Ambiental, CRIA
    © BIOTA NEOTROPICA, 2003