Vol 4 Num 1




TAXONOMÍA

La taxonomía, o ciencia de la identificación, es posiblemente la ciencia más antigua de todas las ciencias, debido a que nació con el hombre. Aun y cuando seguramente es la más necesaria, paradójicamente es la ciencia menos valorada e incluso se comenta que ya está fuera de moda. La taxonomía no es valorada por la mayoría de las agencias que fomentan investigación en todo el mundo e increíblemente hasta por los propios investigadores. Estimular a los estudiantes a interesarse por la taxonomía es una tarea que se ha venido tornando cada vez más ardua y que trae consigo pocas recompensas.

Es un hecho que la taxonomía ha sido siempre una ciencia poco comprendida. Muchos no la ven como una ciencia de primera clase ya que asumen que la tarea de nombrar a los seres vivos es muy fácil. Gran error, identificar no es un proceso simple, al contrario, es una suma compleja de conocimiento: que comienza con un análisis profundo el cual fundamenta la síntesis que concluye en un "simple" nombre: el nombre de la especie, del género o de lo que sea. Nunca se debe confundir la tarea del taxónomo con la de un sacerdote que aplica un nombre ya definido. El taxónomo jamás aplica un nombre, más bien llega a conclusiones para un nombre.

Hoy en día se habla mucho sobre la taxonomía moderna, pero ésta en realidad no existe. La taxonomía comenzó hace mucho tiempo utilizando la expresión más elocuente del genotipo: el fenotipo, y ha progresado con el uso continuo y cuidadoso de diferentes herramientas. Los métodos permanecen, la diferencia entre la taxonomía de ayer y la de hoy está en las herramientas empleadas, las cuales se han desarrollado lo suficiente para permitir un mayor conocimiento de cómo trabajan los genes en los especimenes, esto ha sido a través del uso de la microscopía electrónica de barrido y de la información generada por otros campos de la ciencia como por ejemplo, la ecología, la citología, la genética, la bioquímica, la biología molecular y las matemáticas entre otras. ¿Debe entonces hablarse de taxonomía moderna en contraposición a la taxonomía antigua? Es mejo no hacerlo, pues en ese caso sería también necesario hablar de genética moderna, de citología moderna o de ecología moderna, y nada de esto existe en realidad. Lo que si existe es una ciencia que ha evolucionado por el uso continuo y escrupuloso de diferentes herramientas así como de subsidios provenientes de otras ciencias, pero no por esto debe ser llamada moderna.

También es importante mencionar que la taxonomía busca identificar especies y no especímenes. La especie es un grupo de individuos (especímenes) que pueden mostrar en mayor o menor grado, variabilidad intrapoblacional la cual siempre está presente. El conocimiento sobre el polimorfismo es fundamental para circunscribir una especie, sin embargo es necesario recordar que nunca debemos identificar especímenes. De hecho, la tarea principal del taxónomo es conocer la variabilidad y separar aquélla que es intra de la que es inter poblacional.

Aun así, aunque sea dando traspiés, la taxonomía continuará porque es imprescindible. Tambalea por la noción de "no estar de moda" y por la absoluta falta de visión de algunos colegas, sin embargo, al final lo que importa es que sin la taxonomía es imposible saber qué especies vivieron ayer, viven hoy o tendrán la oportunidad de continuar viviendo mañana en un determinado lugar; qué tipo de equilibrio existe dentro de la comunidad que ocupa cierta área y por qué reina ese equilibrio; cuál es el costo de la biodiversidad en un lugar en particular; qué pasaría con el equilibrio biológico de un lugar si las condiciones ambientales dominantes cambiasen, etc. En conclusión, nada de eso sería posible si no existieran la taxonomía o los taxónomos. La agencia FAPESP, Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo, dio un paso al frente y de gran importancia al crear el Programa BIOTA/FAPESP, Instituto Virtual de la Biodiversidad. Al reconocer la importancia de la taxonomía dentro de la biodiversidad, que tenemos urgencia en descubrir nuestra fauna y nuestra flora, que el Estado de São Paulo carece de especialistas en taxonomía y que existe la necesidad de formar nuevos taxónomos, estamos dando un ejemplo único al mundo. Esto coloca a Brasil muy por delante, mostrando de esta manera que la ciencia no tiene límites.

Carlos E. de M. Bicudo
Instituto de Botânica/SMA
Editor da Flora Ficológica do Estado de São Paulo




Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo, Fapesp
Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico, CNPq
Centro de Referência em Informação Ambiental, CRIA
© BIOTA NEOTROPICA, 2004